homeQuien soyComo empezaracerca del perroeducacionadiestramiento

Su carácter y desarrollo:

El carácter de nuestro perro, se va formando dentro del vientre de la madre, desde la concepción hasta su nacimiento, influyendo una parte genética, y otra relacionada a los estímulos, como ser sonidos, cambios de temperatura, etc., que recibió la madre.
Al nacer, y durante los primeros días, los cachorros satisfacen dos necesidades básicas: alimentarse y dormir. No ven, no oyen, y recién a partir de la segunda semana de vida, coordinarán sus extremidades.
El contacto tanto de la madre desde los primeros días de vida como con el ser humano, permite un desarrollo más rápido del cachorro, lo que proporcionará que en un futuro y de adultos, tengan menos miedo, y mayor capacidad de aprender.
A partir de la cuarta semana, comienza una etapa, en la que marcará positiva o negativamente su carácter; deberá aprender a auto controlarse ante los estímulos que recibe, a comunicarse con sus congéneres, a adaptarse y respetar la jerarquía dentro de su grupo, como también a desapegarse de su madre y hermanos, para integrarse a su nueva familia humana.

Su inteligencia:

Los perros no utilizan para comunicarse solamente la palabra, en caso de los perros, ladridos, gemidos y aullidos, sino sus movimientos corporales y su olfato. Son capaces de asociar las cosas que fueron aprendiendo de nuevas experiencias.
Su inteligencia dependerá de lo aportado por su madre y por su nuevo dueño, en su primera etapa de vida.
Para lograr comprender a nuestro perro, debemos intentar entenderlo y que nos entienda. El se comunicará con quien se esfuerce por entender.
Si trabajamos con nuestro perro de manera positiva, estimulándolo y de la forma adecuada, descubriremos que su inteligencia es ilimitada.

Enviame un email